Qué Es Negocio Estacional - Significado, Concepto, Definición

Negocio Estacional

Emprender un proyecto es una decisión que cada emprendedor toma con planificación previa. La mayoría de los negocios son una inversión permanente, proyectos que requieren una dedicación continua durante todo el año. Sin embargo, existen ejemplos concretos de negocios que se conocen como estacionales, es decir, actividades laborales cuya esencia se reduce al marco temporal de una estación concreta. Por ejemplo, en el sector del turismo, existen negocios estacionales como el chiringuito de playa. Un local con vida en los destinos costeros que ofrecen un servicio a los veraneantes.

Generalmente, conviene puntualizar que los negocios estacionales ganan mayor protagonismo en aquellos países cuyas condiciones ambientales cambian de forma notable a lo largo del otoño, el invierno, la primavera y el verano. Por ejemplo, en muchos países, las heladerías son negocios estacionales con éxito potencial únicamente, durante los meses de temperaturas agradables que invitan al deleite de estos sabores. En el sector turístico también hay muchos hoteles que abren sus puertas únicamente en temporada alta.

Ventajas de los negocios estacionales

Un negocio estacional tiene la ventaja de que permite obtener unos ingresos anuales extra aprovechando la temporada alta de un sector específico. De este modo, también es una actividad que puede complementarse con otro tipo de proyecto. Otra realidad de este tipo de proyecto es que la carga de trabajo es muy alta y se reduce a un periodo de tiempo tan concreto, que es frecuente convivir con una sobrecarga de tareas y mucho estrés.

Tienes la ventaja de tener mucho tiempo disponible al año para seguir estudiando, asistiendo a eventos de networking y explorando nuevas vías de desarrollo.

Desventajas de los negocios estacionales

¿Cuáles son los inconvenientes de un negocio estacional? Que son muy vulnerables ante las condiciones ambientales ya que la temporada de una heladería puede no cumplir las expectativas previstas si por ejemplo, hace frío y llueve, y este tiempo que rompe con las temperaturas altas deseadas, no invita a pasear por la calle tomando un helado. Y esto da lugar a ingresos muy variables.

En algunos casos, el negocio estacional tiene el inconveniente de producir beneficios en un periodo concreto, sin embargo, requiere de pagos permanentes a lo largo del año. Por ejemplo, cuando un hotel cierra sus puertas durante un periodo específico, sigue pagando los impustos correspondientes, a pesar de que en ese momento, no hace ventas.

Fotos: Fotolia – JackF – segenvitaly