Cualidad

Se trata de toda aquella característica que individualiza a seres vivos o inanimados del resto de los componentes de su especie o grupo. Etimológicamente, la palabra cualidad procede del latín qualitas y hace referencia a los rasgos propios que terminan por definir a una persona o cosa. Se puede tratar de una condición dada en el propio origen o de algo adquirido con el paso del tiempo.

Cualidades de una persona

Cada persona tiene innumerables cualidades, las cuales se relacionan con su personalidad, su forma de ser y sobre todo con sus capacidades.

Habitualmente dependerá del entorno social el cómo se perciba una cualidad determinada, si de forma positiva o negativa. Así por ejemplo, el ser una persona reservada, puede entenderse como una cualidad positiva, asociada a saber escuchar, o como un defecto, que no permite relacionarse con normalidad.

Sin embargo, se tiende a considerar como cualidad, en lo referente a las personas, toda aquella característica a las que se le otorgan connotaciones positivas.

Mientras determinadas cualidades nos son otorgadas de forma natural, otras pueden adquirirse con el paso del tiempo y la realización de determinados esfuerzos encaminados a ello.

Objetividad y subjetividad

Cuando hablamos de las cualidades de seres inanimados hacemos referencia habitualmente a sus propiedades físicas, lo que nos lleva a realizar formulaciones objetivas, como por ejemplo sucede a la hora de hablar de las propiedades de un mineral o comentar las cualidades de cierta prenda. Por ejemplo: “Estas botas de montaña son impermeables y muy resistentes”

Por el contrario, cuando se trata de hablar de las cualidades de un ser humano se suele hacer de forma subjetiva, relacionándolas sobre todo con ciertas habilidades y virtudes. Esta valoración, normalmente, no se realiza con un propósito descriptivo, sino que en función de los sentimientos favorables o desfavorables que nos despierte, ponemos el foco en sus aspectos positivos (cualidades) o negativos (defectos).

Cualidades físicas

Aún pese a lo dicho anteriormente, cuando hablamos de una persona también podemos hacer referencia a sus cualidades físicas, las cuales engloban sus aptitudes fisiológicas y motrices. Así, cuando nos referimos a cualidades físicas básicas estamos hablando de fuerza, velocidad, flexibilidad y resistencia.A ellas se suman otras cualidades complementarias como la coordinación o el equilibrio.

Un buen entreno de estas cualidades nos lleva a mejorar nuestras aptitudes motores, capacitándonos para la práctica de algún deporte o simplemente realizar ciertos ejercicios físicos.

Imagen: andresr – iStock