Atemperar

Antes de entrar de lleno en el esclarecimiento del significado del término atemperar, tenemos que destacar su origen etimológico. En este caso, podemos establecer que se trata de una palabra que deriva del latín. Exactamente podemos decir que es el resultado de sumar tres elementos de dicha lengua:
-El prefijo “ad-”, que puede traducirse como “hacia”.
-El sustantivo “tempus”, que es equivalente a “tiempo”.
-El sufijo “-ar”, que se emplea para darle forma a verbos.

Atemperar

El verbo atemperaralude a atenuar, contener, sosegar o mitigar algo. El concepto también puede mencionar el hecho de adecuar una cosa a otra.

Por ejemplo: “El nuevo gobierno deberá trabajar mucho para atemperar los ánimos de los distintos sectores de la economía que atraviesan dificultades por el panorama internacional”, “El entrenador seguramente buscará atemperar el impacto de los dichos del capitán”, “Deberíamos atemperar las expectativas de los niños para que no se decepcionen al llegar”.

La idea de atemperar suele utilizarse respecto a la moderación de una opinión, una actividad, etc. Supongamos que un futbolista del Inter de Milán afirma: “Nunca en mi vida jugaré en otro equipo”. Sin embargo, apenas unos meses más tarde, declara: “Si llega una oferta atractiva para el equipo y para mí, estoy dispuesto a marcharme”. Ante esta realidad, muchos periodistas señalan que el deportista decidió atemperar su posición y se mostró abierto a un cambio.

Por otra parte, se conoce como atemperar (o temperar) el chocolate a un proceso que se lleva a cabo con este alimento para poder manipularlo sin que pierda brillo ni sufra cambios de calidad en su acabado. Atemperar el chocolate implica calentarlo y luego enfriarlo a ciertas temperaturas para que su estructura se vuelve más estable.

El método clásico para atemperar el chocolate consiste en fundir el alimento a baño maría y luego tomar dos terceras partes de su total para enfriarlo sobre una superficie de mármol. Para esto, el cocinero debe utilizar una espátula y remover el chocolate. Una vez que se enfrió y alcanzó la temperatura adecuada, este chocolate debe regresar al recipiente original para ser mezclado con el resto y así llegar a la temperatura de temperado.

Dentro del ámbito de la gastronomía, no solo se utiliza el término atemperar para hacer referencia a ese proceso en relación al chocolate, sino también para otras acciones con diversos productos. Así, por ejemplo, es habitual que se haga mención a atemperar la carne. Este es un paso que se establece esencial a la hora de poder conseguir preparar ese alimento de una forma perfecta y jugosa.

Consiste básicamente en proceder a sacar la carne del frigorífico una hora antes de que vaya a ser cocinada. De esta manera se considera que el hecho de que esté a temperatura ambiente propiciará que quede más jugosa así como que no se encoja al freírse ni tampoco que salpique agua al ponerse en la sartén.

Por supuesto, no se debe olvidar que es muy común, también, hablar de atemperar los huevos cuando se va a preparar algún postre, por ejemplo. Consiste ese proceso básicamente en verter los huevos batidos en un bol y a esos añadirle un poco de leche o nata caliente para evitar que puedan cuajarse.

Politica De Privacidad