Ataviado

Para poder conocer a fondo el término ataviado que nos ocupa, es necesario que comencemos por lo que es su origen etimológico. En este caso, podemos decir que es un adjetivo que procede del gótico “attaujan”. Este término, a su vez, se formó a partir de la suma de dos elementos claramente diferenciados:
-El prefijo latino “ad-”, que puede traducirse como “hacia”.
-El verbo “taujan”, que es equivalente a “preparar”.

Ataviado

Este verbo hace referencia a la acción de engalanar, decorar, disponer o acicalar.

Por ejemplo: “El actor descendió del avión que lo trajo a nuestro país ataviado con una camisa multicolor y un sombrero blanco”, “Cuando vi al argentino Jorge Bergoglio ataviado con el traje de papa, comprendí que la historia había cambiado para siempre”, “El joven ingresó al estadio ataviado con la camiseta de su equipo y la cara pintada con los colores del conjunto”.

La idea de ataviado suele usarse para aludir a cómo viste una persona. Por lo general, la expresión aparece cuando se pretende describir una vestimenta fuera de la común, ya sea por su extravagancia, por tratarse de un uniforme, etc. De todos modos, en ocasiones se emplea para mencionar cualquier tipo de atuendo.

Supongamos que un cronista debe describir la apariencia de un famoso cantante al momento de subir al escenario para dar un concierto. En su crónica, el periodista escribe: “El legendario artista salió a escena ataviado con botas de cocodrilo, pantalón de cuero, una camisa blanca y un sombrero de pana. Además lucía un enorme colgante con las letras iniciales de su nombre”.

Dentro del ámbito folklórico y popular, también es muy frecuente recurrir al uso de la palabra ataviado que ahora nos ocupa. En concreto, es muy habitual que se utilice para referirse a la indumentaria que se hace necesaria en distintas celebraciones.

Así, por ejemplo, cuando se celebra la Feria de Abril de Sevilla (España) lo habitual es que las mujeres acudan a la misma ataviadas con traje de flamenca. Es decir, con el típico vestido flamenco, también llamado de gitana, compuesto por volantes, de notable colorido y que resalta la silueta femenina.

De la misma manera, no hay que olvidar que en la fiesta tradicional de El Colacho de Castrillo de Murcia (Burgos-España), también cobra protagonismo el término que estamos analizando. Y es que ese evento gira en torno a la figura que le da título, un personaje grotesco ataviado con una botarga y dotado de una máscara que viene a representar al mismísimo Diablo.

En ocasiones, el concepto de ataviado se centra en algún accesorio o detalle. En este sentido, puede indicarse: “Al ser detenido, el asesino lucía pantalón vaquero, camiseta deportiva y campera. Además estaba ataviado con gafas de sol y una gorra de la NBA que ayudaban a ocultar sus facciones”.

Además, tampoco podemos pasar por alto que es interesante descubrir el antónimo del término que estamos analizando. En concreto, hay que señalar que ese no es otro que “desastrado”.

Politica De Privacidad